El Idolo

After reading a great novel written by a friend writer, Eva lara, an idea came to my mind to make

different drawings that could illustrate the book,which is full of intrigue, action and a bit of romance.

So I have made 8 drawings that illustrate main different situations in the book called " The Idol",

with different shapes, and black and white pastel and sepia.there are some paragraphs from the book 

along with the illustrations.

So this is the result:

 

 

 

 

" Durante varias horas había estado sentado a la mesa de trabajo de su padre, revisando aquel maremágnum de papeles,

libros, notas escritas a mano, recortes de periódicos y revistas, dibujos que no comprendía… la mayoría de los libros […]

se referían a civilizaciones perdidas, las anotaciones no le aclaraban nada, el nombre de Platón se repetía en distintos

artículos, y un interminable desfile de nombres desconocidos lo acompañaban.”

 

 

 

“Astrid se adelantó un poco para echarle un vistazo, sin intención de tocarlo. Sus labios, hasta ahora apretados,

se destensaron para dejar la boca entreabierta y sus ojos indolentes se abrieron desmesurados durante una fracción de

segundo […] Dirigió una rápida mirada a Xoán, que observaba la reacción de la experta con suma atención; ella se dio

cuenta y trató de mostrarse fría y profesional.”

 

 

 

 

 

Primero llegó hasta ella el sonido, el goteo, era el mismo que había oído desde el dormitorio, ahora más cercano,

pero cuando el sonido se unió al olor, fuerte, salado, y justo después a la imagen, su mente se quedó en blanco y,

como en un acto reflejo, se llevó las manos a la cara para taparla. Por un instante una extraña fuera la mantuvo allí de pie,

inmóvil, con la cara cubierta por las manos y los ojos abiertos de par en par detrás de sus palmas frías, mientras el goteo

palpitaba en sus oídos, inevitable, rítmico e imparable.”

 

 

 

“El pensamiento se desvaneció junto con todo lo demás en el instante en que lo tuvo delante, durante unos segundos

interminables se encontró flotando suavemente frente a tamaña maravilla, hipnotizada por la belleza de la enorme piedra

tallada […]Pudo localizar algunos detalles que le eran familiares, signos que había visto en esculturas sobre todo fenicias,

pero también caldeas, babilonias e incluso egipcias, signos de fertilidad y poder cuyo origen se perdía en la noche de los

tiempos y que habían recorrido la historia impregnando a las culturas que los fueron heredando.”

 

 

 

“Por un momento pareció que jorge simplemente observaba con gesto analítico y profesional la pequeña figura acunada

en la palma de su mano izquierda pero, al cabo de unos segundos de silencio y de total inmovilidad, éste dio la vuelta a

la estatuilla tomándola con sumo cuidado con sus dedos pulgar y medio, y fue cuando Astrid percibió un ligero temblor en

sus dedos.”

 

 

 

 

“Realizaron el ascenso sin problemas y pronto vieron la silueta del barco recortándose contra la luz que caía sobre la

superficie, meciéndose por encima de sus cabezas.”

 

 

 

“Con los ojos pegados a la pequeña pantalla, esperaron pacientemente a que transcurriese la parte del descenso […]

En el momento en que la figura aún difusa del tótem comenzaba a aparecer tras Astrid, ésta tomó la mano de Xoán,

emocionada, y la apretó tratando a duras penas de contener su impaciencia.”